Factura simplificada ¿cómo se usa? La factura simplificada es el tipo de factura más común admitida por la Agencia Tributaria y sustituye a los antiguos tickets de compra, que se obtienen después de cualquier transacción en un establecimiento. Se diferencian de las facturas ordinarias en que no contienen los datos del destinatario, a no ser que éste lo solicite para poder deducir el gasto, y la cuota de IVA no aparece desglosada, sino sólo su porcentaje.

En EPMR Asesores, Asesoría en Pontevedra, te señalamos las características que deben cumplir estos documentos para poder facturar correctamente. Así, la factura simplificada sólo será válida si cumple una serie de requisitos entre los que se encuentra su límite, que no debe superar los 400 euros, con IVA incluido; o que sea una factura rectificativa.

Asimismo, Hacienda también las admite en algunas operaciones que figuran en el reglamento de facturación anterior, del 2003. En este caso, la factura simplificada no debe superar una cantidad, los 3.000 euros, IVA incluido. Aquí, se encuentran, entre otros:  las ventas al por menor de bienes muebles corporales, ventas o servicios en ambulancias, ventas o servicios a domicilio, transporte de personas y equipajes, servicios de hostelería y restauración, salas de baile y discotecas, peluquerías y salones de belleza; y peaje en autopistas.

Además de en otros casos, no se permite la emisión de factura simplificada en las entregas intracomunitarias de bienes, ni en las ventas a distancia. Para cualquier duda sobre si se puede o no emitir factura simplificada, puedes ponerte en contacto con nuestro equipo de asesores.

Los elementos a incluir al hacer este tipo de facturas simplificadas son los mismo que cuando se crea una factura completa:

-Número de factura correlativo
-Fecha de emisión
-CIF o NIF del emisor
-Nombre y apellidos o razón social del emisor completa
-Descripción de los bienes o servicios
-Tipo impositivo de IVA y en el caso de que esté incluido, una mención a ello
-Importe total a pagar
-Si el destinatario quiere deducir el IVA será necesario que se incluya: el NIF del destinatario y su razón social; además de la retención de IRPF que haga el emisor.

Deja tu comentario